Propuesta primaveral con esquís ¡¡A la Madaleta!!

Comment

NOTICIAS Y ARTICULOS

Ahora que el sol hace más acto de presencia y los días son más largos y templados, la nieve adquiere el estado perfecto para disfrutar del esquí de montaña en todo su esplendor.
Y como tanto hablar de material acaba cansando un poco, hago un parón en la serie de novedades del mercado para proponeros una bella y larga jornada de esquí alpinismo.

El bello macizo de las Maladetas nos brinda grandes desniveles y palas perfectas para disfrutar de esta modalidad de esquí. Y es precisamente la ascensión a la Maladeta Oriental una de las más sencillas y disfrutonas… Pero también de las más largas y de mayor desnivel…

Buena opción de subida (komandokroketa.org)

Personalmente creo que la actividad gana dejando el coche en La Besurta, porque el trayecto entre el hospital y ésta es un poco rollo debido a la pista de esquí de fondo… Sobre todo si lo has recorrido docenas de veces… Aunque si no conoces la zona seguramente merezca la pena realizar la actividad desde el hospital.Desde la localidad hoscense de Benasque tomaremos la Carretera de Francia hacia los Llanos del Hospital. Al llegar al Hospital de Benasque (hotel) tendremos que optar por una de estas opciones:
Si la pista hacia La Besurta está cubierta de nieve nos tocará dejar el coche en el parking del hotel o en el que hay unos meros antes de llegar al mismo. Añadiendo más tiempo a la actividad.
Sin embargo, si la pista está limpia, podremos dejar el coche en el parking de La Besurta, acortando en un buen rato nuestro horario.

Inmediaciones de La Renclusa

En cualquier caso, desde La Besurta tomaremos dirección prácticamente Sur hacia el refugio de La Renclusa (indicaciones). Desde el refugio iremos ascendiendo hacia el Sur con tendencia hacia nuestra derecha, para no acabar en la huella que va hacia el Portillón Superior. Cuando subamos las primeras rampas veremos a la izquierda del pico Cordier la aguja de granito característica de la Maladeta.

 

 

Momento de la subida

Las opciones para llegar a su base son muchas, dependiendo de la cantidad y calidad de nieve, el ritmo que queramos llevar y nuestras fuerzas. Pero todas ellas son evidentes y sin excesivos riesgos al ser pendientes limpias, amplias y sin demasiados obstáculos. Ojo lógicamente a los aludes…

El Corredor de la Rimaya

 

 

 

 

 

Vista del corredor desde el fin del mismo

 

Al llegar a su base nos descalzaremos las tablas y con los crampones y el piolet ascenderemos el Corredor de la Rimaya, oblícuo de izquierda a derecha y de unos 40º-45º hasta llegar al collado del mismo nombre. Desde aquí, unos metros de cresta sencilla y trepada entretenida nos depositarán en la estrecha cumbre en poco tiempo.

 

Los ibones de Cregüeña desde la cumbre

El equipo de Amadablam Aventura en la cumbre

 

Ya sólo nos queda volver a ponernos las tablas y disfrutar de los casi 1500m de desnivel hasta el coche buscando la bajada más disfrutona hacia el refugio.

 

 

 

 

 

 

 

¡¡Baaaajaaadoteeee!!

 

Ojo al destrepar de nuevo hacia la cresta y al descender el corredor. Prestad atención.

 

JAIME MORENO

¿Quieres esta experiencia?
Si te gustó esta aventura y quieres vivirla tú mism@, consulta los cursos de esquí de montaña que organizamos en nuestro sitio web.

¿Has hecho ya esta ruta o está en tu lista de deseos? ¡Cuéntanoslo!

Nuestros cursos en #esquisdemontaña. Así es este curso en #cursoesqui Clic para tuitear

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *