• Trapitos para los pies: El mundo del calzado de montaña

    Hoy en día, afortunadamente para nuestra salud corporal, existen en el mercado distintos tipos de calzado de montaña y centenares de marcas y modelos distintos entre los que elegir. Lejos quedan las Kamet Sexto Grado para hacer de todo, las Cletas para escalar y las “mixtas” para esquiar y hacer marchas (aunque luego veremos que aún hay algo parecido…)

    Continue reading

    Published by:
  • Point Five Gully. El tubo de hielo más famoso del mundo

    Vertiente Norte del Ben llegando el verano (sites.google.com)

    Después de un par de artículos sobre material y otros dos sobre los inicios de nuestros deportes de montaña, esta semana os presento el primer artículo de los que voy a elaborar sobre vías de escalada y ascensiones a lo largo y ancho de España y el resto del mundo. Nuestra idea es daros a conocer vías clásicas y míticas, escaladas a agujas de roca, ascensiones a grandes picos… Y haceros soñar con ellas para que las realicéis, o por lo menos para que paséis un buen rato leyendo estas aventurillas. La gran mayoría serán ascensiones que yo mismo he realizado, pero alguna habrá que no haya hecho pero que merezca la pena mostrárosla (como alguna buena ruta al Ama Dablam…)

    Y como este verano está siendo bastante caluroso, he decidido enseñaros un sitio fresquito y que tengo reciente en la memoria: Las Highlands escocesas. Y en concreto, una vía de hielo a la cima más alta de las islas británicas. Probablemente la más famosa de las gullies escocesasy quizás del mundo: Point Five Gully.
    Su primera ascensión se realizó en unas 40 horas a lo largo de 5 días, con cuerdas fijas y demás parafernalia, lo que suscitó discusiones en el purista ambiente de escalada escocés. La primera repetición, al año siguiente, la realizaron en 7 horas los grandes Jimmy Marshall y Robin Smith.

    Y en invierno (sites.google.com)

    El invierno en las Tierras Altas de Escocia es un destino que todo escalador invernal que se precie debe visitar (y seguro que no va una sola vez…). La gran cantidad de humedad que hay en el ambiente y las borrascas polares que llegan desde el cercano Círculo Polar Ártico hacen que se forme un hielo de una calidad excelente que cubre cada paño de roca y cada fisura en las modestas montañas escocesas.

    Allí nació la moderna escalada en hielo y mixto. Dando lugar a grandes vías como la que hoy os proponemos.
    El Ben Nevis (The Ben para los amigos) con sus 1344m es una montaña espectacular. Su suave y alomada vertiente sur contrasta con el impresionante cortado de hasta 500m de altura que supone su vertiente norte. Lógicamente es en esta cara donde se encuentran las cotizadas vías invernales, que aún siendo relativamente cortas (media de unos 250m) suponen un gran esfuerzo debido a la larga aproximación y el desnivel a superar (se comienza a andar a unos 30m sobre el nivel del mar…); aunque esto se puede suavizar plantando la tienda o alojándonos en el refugio que existe a pie de pared, el CIC Hut.
    Nuestra vía se sitúa en la parte izquierda de la pared, entre el Observatory Butress y el Observatory Ridge, a la izquierda de la gran pared.
    El 17 de Febrero de 2013, Rubén García, Felix Sattelberger, un alemán con el que compartimos escalada y cervezas, y yo, nos dispusimos a atacar la vía. Comenzamos a andar a las 6 de la mañana y a las 10:00 ya estábamos atacando el primer largo. Primer largo y primera (y única) cagada: Por confusión, debido seguramente a la barrera idiomática, nosotros subimos una sola cuerda, pensando que Felix subiría la otra… Pues no. Así que nos vimos una cordada de tres con una cuerda de 8,1mm y 60m.
    -¿Y ahora qué hacemos ? – preguntó Felix
    -Pues está claro: ESCALAR!!! – respondí yo

    Parte inferior de la vía (sites.google.com)

    Así que me dispuse a escalar el primer largo ya que yo era el más pesado y el largo el más corto, con lo que podría ir en doble. Los otros dos largos de cuerda los harían Felix y Rubén en simple, aprovechando sus pesos pluma… Eso sí, los segundos tendrían que escalar a lo chorizada (en potencia). Con la incomodidad que ello conlleva.

    El hielo no era todo lo bueno que debería debido a las altas

    Primer largo

    temperaturas de los días anteriores, así que me tocó ducha fresquita en un largo de 30m con unos metros a 90º en el que metí dos tornillos en el mejor hielo que encontré (y uno de ellos a medio meter). Al llegar a la reunión toda la roca estaba tapizada de hielo (por lo que el material de roca se quedó en el albergue) y el hielo no daba para más tornillos. Del hielo asomaban unos mosquetones roñosos, unos cordinos viejos y algún clavo oxidado. Lo triangulé todo consiguiendo un seguro más o menos decente y pensando que no tendríamos la mala suerte de ser a los que les salta la reunión que lleva años montada…

    Llegando a la R1 (obsérvese el tornillo a medio meter)

    El segundo largo (el más bonito de la vía) se lo dio Rubén (¡y muy bien dado!). Una chimenea helada a 80º/90º donde el hielo iba mejorando y permitía meter tornillos, aunque había que moverse bien para que, escalando con las piernas en equis, el hielo de los laterales no cediera bajo nuestro peso. ¡¡Un par de sustos se llevó Rubén!! Con un clavo, un tornillo y no recuerdo qué más, montó Rubén la R2.

    Espectacular segundo largo

    El tercer largo se lo había pedido Felix (quien ya había hecho la vía un par de días antes), a lo que accedí a condición de tirar yo de primero el resto del ensamble de la vía.

    Tercer largo

    El L3, corto pero intenso, con un paso de hielo a 95º (en serio), lo bordó Felix escalando con uno de mis piolets

    Saliendo a través de la cornisa

    porque los suyos no llevaban maza y en la reunión metería algún clavo, así que hicimos un temporal intercambio. Pudo montar una reunión bastante precaria con un ancla de nieve y un gancho de hielo metido en una fisura helada. El sitio era muy cómodo y tumbado, con lo que yo habría asegurado al cuerpo, en una trinchera en V de cara a la pendiente, anclado a la instalación. Hubiera sido más seguro para los segundos; pero él iba de primero y era el que decidía. Aún así se lo comenté y estuvo de acuerdo conmigo.

    ¡Cumbre!

    El resto de la vía (rampas de nieve y hielo de 60º máximo) lo hicimos en ensamble, excepto el paso de la cornisa, que Felix no vio claro y prefirió que hiciéramos un largo. Así que ahí me vi en un largo fácil pero expuesto y espectacular.

     

    El tiempo que había sido nublado y niebloso, comenzó a clarear

    El Loch Ness nos vigila la espalda mientras escalamos

    cuando íbamos en ensamble, regalándonos una cumbre de ensueño, con unas vistas del Loch Ness y todos los alrededores de las que no se olvidan.

    Fotos en la cumbre, abrazos, algo de picar y para abajo. A disfrutar de las Scottish Real Ales, la segunda razón más importante para visitar las Highlands de Escocia.

    Los Chavales 1 – Point Five Gully 0

    Esta vía era una de mis soñadas. De esas que durante años tienes en mente. Una vía que se consideró durante muchos años el corredor más difícil de Escocia. Asombra pensar en los primeros escaladores que la subieron, con un sólo piolet de madera y más arrojo que material…

    POINT

    FIVE GULLY

    Primera ascensión: IS Clough, D Pipes, R Shaw y JM Alexander, 12-16 de Enero de 1959
    Longitud: 325m      Dificultad: V,5 (como un MD de estos lares más o menos)
    L1: 30m 80º/90º
    L2: 40m 80º/90º The Chimney Pitch
    L3: 35m 90º The Rogue Pitch
    El resto de la vía 60º/70º. Ojo a la salida de la cornisa, es corta pero vertical.
    Horario: 3-5h. Nosotros tres fuimos tranquilos, parando y disfrutando cada momento de la vía y tardamos 5 horas.
    JAIME MORENO MONTES
    ¿Quieres hacer un Curso de alpinismo?
     Si quieres vivir y aprender esta experiencia de la mano de un guía profesional, en Amadablam Aventura  lo organizamos.

    ¿Has hecho ya esta ruta o está en tu lista de deseos? ¡Cuéntanoslo!

    Nuestras Actividades de #alpinismo. Así es este espectacular curso en #cursoalpinismo Clic para tuitear
    Published by:
  • Alpinismo, el arte de escalar montañas

    Hablar de la historia del alpinismo y la escalada supone una ardua tarea de recopilación de datos, de síntesis y de largas horas leyendo, escribiendo y buscando fotos. El tema daría para un libro (de los gorditos seguro…) o para varios artículos. Como aglutinarlo todo en un solo artículo me parece mucho rollo (ni yo aguantaría leerlo del tirón) he pensado hacer una serie de artículos, cada uno dedicado a una disciplina de la escalada: Alpinismo, Escalada en Roca y Escalada en Hielo.
    Podríamos hacer otras clasificaciones de la escalada, pero he elegido ésta porque me parece que las tres modalidades tienen una personalidad propia y han seguido caminos evolutivos distintos (aunque parecidos al fin y al cabo).
     

    Mi terreno favorito. Escalando la norte del Margalida (Pirineos)

    Intentaré asimismo huir de las manidas clasificaciones que el ser humano tiene por costumbre elaborar, aunque las tomaré como referencia porque hoy en día están más o menos aceptadas y no hablar de ellas llevaría aún más a un lío de actividades y disciplinas difícil de asimilar…

    El primero de estos artículos va de Alpinismo, la niña de mis entretelas, el sitio de mi recreo, mi juguete diabólico favorito. La actividad que más me llena por dentro (de satisfacción) y por fuera (de moratones, brechas y alguna lesión varia) y la más completa de las que se pueden realizar en nuestras amadas montañas.
    Trataré de dar una visión general. Si queréis más detalles, comentáis el artículo y os indico dónde buscar 😉
    ¡¡Allá vamos!!
    Alpinismo: Actividad que se basa en subir montañas por sus paredes más empinadas y para la cual se deben manejar con soltura todas las técnicas de la escalada: Roca, hielo, terreno mixto, artificial… Si se sabe hacer con cabeza, buen físico, buena técnica y algo de suerte nos proporcionará algunas de las mejores sensaciones que nos puede reportar un ¿deporte?.
    Definición según la Academia Montañil de las Artes Escalatorias
    El 24 de Julio de 1760 (ha llovido ya…) un joven de veinte años llamado Horace-Bénédict de Saussure asciende al Brévent, en Chamonix. Desde su cima contempla en Mont Blanc en todo su esplendor y queda irremediablemente prendado de él. A penas regresado al pueblo, hace publicar un anuncio en todas las

    Estatua de Balmat y Paccard en la plaza de Chamonix

    parroquias del valle indicando que dará “una recompensa muy considerable a quienes encuentren un camino practicable para llegar a la cima del Mont Blanc”. Acaba de nacer el Alpinismo como movimiento. 

    Desde 1761 hasta 1785 se realizan varios intentos, pero todos encaminados a realizar la ascensión en el día, ya que en aquellos tiempos se considera que pasar la noche en los glaciares significa no volver al mundo de los vivos… Un 8 de Junio de 1786 una expedición llega hasta el Dôme du Gôuter, pero regresan al no verlo claro. Un joven buscador de cristales (arraigada y común profesión en el valle) llamado Jacques Balmat decide separarse del grupo para ir a por unos ejemplares. Al sorprenderle la tormenta se ve obligado a pasar la noche sobre su saco de dormir y sus raquetas. Al día siguiente regresa a Chamonix. El mito se ha roto.
    Dos meses después, el 8 de Agosto, el buscador de cristales junto con el médico del pueblo Michel Gabriel Paccard consiguen la primera ascensión al Mont Blanc. La carrera del alpinismo ha tomado la salida.
     

    En 1895 Alfred Mummery, gran escalador, desaparece intentando la primera ascensión a una montaña de ochomil metros: El Nanga Parbat.Durante el siguiente siglo se van ascendiendo todas las cumbres de los Alpes, algunas muy laureadas como la ascensión del Cervino (o Matterhorn) por Whymper y sus guías, que también supuso la primera gran tragedia del alpinismo al morir durante el descenso cuatro de los siete componentes de la cordada debido a una caída y posterior rotura de la cuerda.

    Ruta de la primera ascensión al Mont Blanc. Hoy casi impracticable

    Entre 1865 y 1920 se puede hablar de la Edad Dorada del Alpinismo, durante la cual los alpinistas no se conforman con la cumbre, sino que quieren ascender por rutas más difíciles o paredes más escarpadas.

    El nacimiento del alpinismo y su primer siglo de desarrollo van unidos a la búsqueda de conocimiento científico, al racionalismo y al amor por lo desconocido y el valor de los Románticos. Pero durante éstos años la actividad se populariza y cada vez la practica más gente (principalmente clases

    La única foto que existe de Mummery esclando

    altas e ilustrados) con un mero fin deportivo y de disfrute personal. Es ésta época la actividad se exporta al continente americano, donde se consiguen grandes rutas en las Rocosas y los Tetons, y el alpinismo toma allí su propiocamino de desarrollo, llegando a suponer en la década de 1970 el escenario de un alpinismo puntero, sobre todo en cascadas de hielo.

    En el resto del mundo el alpinismo también se desarrolla y las montañas de todos los continentes son ascendidas poco a poco.

    Grandes Jorasses (Alpes). Dieron mucho juego en los 50 y 60.

    A partir de 1920 gracias a los avances en la técnica y el material, y a la cada vez más extendida práctica de la actividad, se van alcanzando cimas antes imposibles y aparecen en escena nombres como Cassin, Boccalatte, Gervasutti, Comici, todos ellos artífices de grandes vías.

    Durante la II Guerra Mundial se produce un forzoso parón, pero la actividad renace en la década de 1950 con nombres como Terray, Bonatti (Is God), Rébuffat, dando lugar a los grandes años del alpinismo francés e italiano.
    En 1950 se asciende el primer ochomil: El Annapurna. Maurice Herzog y Louis Lachenal (quien junto con Terray formaron la cordada apodada “La Locomotora de los Alpes”) pisan la cima el 3 de Junio. Y en 1953 Tenzing y Hillary pisan la cima del Chomolungma (mal llamado Everest por los imperialistas británicos). Pero el ochomilismo es otra historia (patente ha quedado este verano…)
    A partir de aquí el alpinismo toma varios derroteros. Por un lado están las actividades pesadas de asedio a una montaña con campos de altura, cuerdas fijas y demás, que no a portan nada al alpinismo actual a nivel deportivo (a nivel personal cada uno que suba como quiera mientras no mienta en lo que ha hecho). Esto se da habitualmente en las montañas de ochomil metros. Pero éstas también se suben en estilo alpino: Ésto es, meterse a la chepa todo lo necesario para subir a una montaña sin bajarte hasta que lo consigas o renuncies. Ésta es la esencia del alpinismo, enfrentarse a la montaña con el menor material posible y en el menor tiempo posible (velocidad=seguridad), usando tu mente y tu fortaleza física para resolver los problemas de la vía. Así lo hacían los pioneros y así debe seguir siendo.
    Grandes exponentes de este estilo los ha habido siempre: Messner, Bonatti, Mugs Stump… Pero no fue hasta la década de 1990 cuando éste estilo se levó hasta límites insospechados de la mano de Mark Twight (el Maestro), Steve House (el Profeta que superó al Maestro), Marko Prezelj, Barry Blanchard…
    Y para mí, una de las mayores gestas:

    Vía de House y Anderson al Nanga Parbat. Casi na…

    Y para citar alguna actividad de compatriotas, otro pedazo de actividad:Steve House y Vince Anderson subieron en 2005 los 4100m de la vertiente Rupal del Nanga Parbat (8125m) en menos de una semana entre subir y bajar. Sólos, sin cuerdas fijas, con todo a la espalda…

    En 1984 Nil Bohigas y Enric Lucas llegaron al campo base de la cara sur del Annapurna con sus chicas. Se merendaron los casi 4000m de tapia en ocho días entre subida y bajada abriendo una vía técnica y difícil. ¿Alpine style? ¡Of course!

    ¿Es ésto lo mismo que estar dos meses asediando una montaña esperando que los sherpas pongan las cuerdas fijas y haga buen tiempo? Para mi no. Como experiencia personal, seguro que de las

    El tapión de la Sur del Annapurna.

    dos maneras estás contento de haberlo conseguido. Pero cuando nos contemplan casi 300 años de alpinismo, actividades como la de House y Anderson son las que aportan valor a la actividad, no las otras. Desgraciadamente son esas “otras” las que salen en la tele y sus “alpinistas” los que están en boca de todos como si fueran héroes.Tenemos que estar a la altura de las montañas, no rebajarlas a nuestro nivel…
    Comoquiera que os acerquéis a la montaña seguid siempre esta buena reflexión (de la cual no recuerdo el autor…) por orden de preferencia:
    Primero, volved. Segundo, volved siendo más amigos. Y tercero, volved con la cumbre.

    “La montaña puede enseñarnos a ser mejores, siempre que uno quiera mejorar”
    Walter Bonatti

    JAIME MORENO MONTES
    Bibliografía:

     

    • “El macizo del Mont Blanc”. Gaston Rébuffat
    • “Besa o mata”. Mark Twight

     

    ¿Quieres hacer un Curso de alpinismo?
     Si quieres vivir y aprender esta experiencia de la mano de un guía profesional, en Amadablam Aventura  lo organizamos.

    ¿Has hecho ya esta ruta o está en tu lista de deseos? ¡Cuéntanoslo!

    Nuestras Actividades de #alpinismo. Así es este espectacular curso en #cursoalpinismo Clic para tuitear

     

    Published by: