+34.91.002.08.14 info@amadablamaventura.es
Nuevo artículo sobre material: Las cuerdas de escalada; uno de los elementos más importantes de la cadena de seguridad que detiene una caída en la escalada, y también uno de los que peor sabemos manejar en general (dobles mal chapadas, cordadas de tres en simple, gemelas en cordadas de tres…).

Hace unas semanas hablábamos de las cuerdas semiestáticas, que nos servían como elemento de progresión, para subir o bajar por ellas.
En este caso, de lo que vamos a tratar es de las cuerdas de escalada dinámicas, que son las que debemos usar para ello.

Las cuerdas dinámicas son la parte del equipo que más amortigua una caída, la que más energía absorbe y la que puede hacer (junto con el savoir fer del asegurador o aseguradora) que una espeluznante caída de 20 metros sólo suponga un buen susto.
 
También son cuerdas compuestas, con alma y camisa y sus diámetros van desde los 7 hasta los 11mm, siendo más dinámica cuanto menor es el diámetro (¡¡auténticos chicles algunas oiga!!).
Lo que diferencia una cuerda dinámica de una semiestática básicamente es la construcción del alma:
En una cuerda dinámica el alma está revirada y trenzada de manera helicoidal, lo que le otorga las propiedades elásticas que tanto necesitamos.
Siendo muy sencillos. Imaginaos que tenéis un trozo de cordino en las manos; si lo sujetamos por los extremos y comenzamos a girar cada uno de ellos en sentido contrario, el cordino se va acortando y girándose, convirtiéndose en una especie de “muelle”. Si lo estiramos y luego dejamos de hacer fuerza, el cordino vuelve a su posición inicial. Esto es a nivel elemental como se comporta una cuerda dinámica.
Como todo EPI, las cuerdas deben cumplir una normativa para obtener el certificado CE.
Vamos a ver las normativa y la distinta homologación de las cuerdas dinámicas.
La normativa que regula las cuerdas dinámicas es la EN-892. Y dentro de esa norma tenemos tres
homologaciones distintas:
  • La marca “1”: Indica que esa cuerda está homologada para ser utilizada en simple. Para ello tiene que pasar una prueba en laboratorio que consiste en soportar al menos 5 caídas UIAA (factor 2) con 80 kilos de peso, sin transferir al escalador una fuerza de choque por encima de los 1200 kilogramos/fuerza, ni estirarse más del 40% de su longitud. Sus diámetros oscilan entre los 9 y los 11 milímetros. Las cuerdas simples son fáciles de manejar, de deslizar y permiten asegurar con todo tipo de dispositivo de freno. Se puedes usar en cualquier terreno, pero casi siempre se usan para escalada deportiva o escalada clásica en roca.
  • La marca “½”: Significa que esa cuerda está homologada para ser utilizada en doble (dos cuerdas), pero pasando por cada seguro una sola cuerda de modo alternativo. Se homologan en simple con un peso de 55 kilos y no pueden transferir una fuerza de choque por encima de los 800 dan. El diámetro oscila entre los 8,1 y los 9 mm. Se recomiendan para escaladores de más de 75 kilos o en situaciones en las que pesemos más de 80 kilos (aunque esto es discutible) y son las que más margen de seguridad nos aportan en escalada clásica o alpinismo (si se te rompe una cuerda siempre tienes la otra). Si se pasan las dos cuerdas por el mismo mosquetón, se somete a un sobreesfuerzo tanto a los anclajes como a los mosquetones. Y nunca se deben utilizar en simple para asegurar a un escalador por encima de la reunión. Es España las conocemos como cuerdas dobles, pero su nombre correcto es media cuerda. Son las únicas cuerdas que permiten una cordada de tres personas y las que más dinamismo ofrecen ante una caída.
  • La marca “00”: Quiere decir que con esa cuerda se debe escalar en gemelo (dos cuerdas), pasando las dos por cada uno de los seguros. Se homologan en doble con un peso de 80 kilos y con una fuerza de choque por debajo de los 800 dan. Su diámetro oscila entre 7 y 8 mm. Son las más ligeras, pero permiten poco margen de maniobra en situaciones de autorrescate o al usarlas como simples en situaciones de emergencia. Son las menos usadas.
dan ≈ Kg ≈ Kg/F
 
 
Gracias a la tecnología de hoy en día, existen cuerdas de escalada que cumplen con las tres homologaciones (como la Joker de Beal), pero su uso se recomienda para usuarios “expertos”. También podríamos tener cuerdas mucho más finas (de hecho cada año salen al mercado cuerdas más finas) pero de momento el problema está en fabricar frenos que actúen correctamente con ellas… Igualmente, hace poco se ha desarrollado una tecnología que funde camisa y alma en una sola pieza (Unicore) lo que da un margen de seguridad más amplio en caso de rotura de cuerda.
A groso modo,y siempre bajo gusto del consumidor, el uso de las cuerdas lo podríamos dividir en:
Simples: Escalada deportiva y escalada clásica.
Medias cuerdas: Alpinismo, escalada en hielo y escalada clásica.
Gemelas: Alpinismo, escalada en hielo, escalada clásica.

Escalando en La Cabrera con cuerda doble

Yo personalmente uso cuerda simple en deportiva y escaladas clásicas cortas y sencillas. Y siempre voy en doble practicando alpinismo y escalada en hielo. ¿Por qué?


Dicho esto, manejar las cuerdas dobles exige experiencia y saber hacer (de hecho es un constante debate en el mundo de la montaña y sus aficionados). Para ello existe amplia bibliografía o mejor aún: Poneos en manos de un guía de montaña profesional.Me gusta el margen de seguridad que ofrecen las cuerdas dobles ante una rotura por caída de piedras o hielo, son las que menor fuerza de choque (de esto hablaremos en otro artículo) transmiten tanto al anclaje (vital ante seguros precarios) como al que se cae, y podemos hacer rápeles con toda la longitud de la cuerda (unidas y en doble). También permiten que las cuerdas vayan más rectas en vías sinuosas, lo que implica mayor comodidad en el ascenso. 
Cuando hayamos visto algunas cosas más sobre material, dedicaremos un artículo a la física de las caídas, donde veremos conceptos como la fuerza de choque o el factor de caída, y otro a cómo encordarnos en distintas situaciones en la montaña. Para que poco a poco vayamos teniendo las cosas algo más claras 😉
 
 
JAIME MORENO MONTES
 
 
Bibliografía:
 
–   www.theuiaa.org
– “Material para roca y hielo”, Clyde Soles
– “Prevención, seguridad y autorrescate”, Máximo Murcia
Ahora que conoces todo sobre las cuerdas de escalada, es el momento del Quark y el Cryo, los que también te serán útiles a ña hora de realizar tu actividad de escalada. https://blog.amadablamaventura.es/el-quark-y-el-cryo/
¿Quieres hacer un Curso de escalada?
 Si quieres vivir y aprender esta experiencia de la mano de un guía profesional, en Amadablam Aventura  lo organizamos.

¿Has hecho ya esta ruta o está en tu lista de deseos? ¡Cuéntanoslo!

Nuestras Actividades de #escalada. Así es este espectacular curso en #cursoescalada Clic para tuitear